3,00 IVA incluido

Se trata de madurar en ellos la autonomía en los hábitos cotidianos y con ello maduran mejor también los escolares. Los hábitos, al final, son “automatismos” de conducta. Ser autónomo significa que el hijo ha llegado a darse a sí mismo la norma que la incorpora como pauta de comportamiento (ha incorporado que, al dejar un juego, debe recogerlo, etc.). El objetivo es que sean capaces de enfrentarse y resolver por sí mismos los cometidos que les corresponden por edad. Ser libres y tomar sus decisiones correctamente. Ser autónomo no es igual que obediente.

Los padres encontrarán respuestas sencillas, pero eficaces, ante situaciones (quizás no todas preocupen) como las siguientes:

  • Diariamente tenemos la batalla para que, al venir del colegio, no lo deje todo tirado en la entrada. Si le mando e insisto, lo hace, pero…
  • Siempre insistiendo con presión para que recoja lo que dejó en su habitación, se lave los dientes, prepare la mochila, se duche, recoja lo que dejó en el salón después de merendar, se siente a hacer los deberes, que deje ya el móvil según lo acordado, etc. etc.
  • Muchas veces ya me canso tanto que se lo hago yo.
  • Los profesores se quejan de que él solo, si no le insistimos y estamos encima de él o le ponemos a nuestro lado, suele pasar de hacer los trabajos del aula, se para, no termina, tarda, etc.
Categoría:

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “RESPONSABILIDAD”