3,00 IVA incluido

Cuando los padres se enfadan, riñen, gritan, les reprochan…. ante las conductas de sus hijos, intentando que las modifiquen, no se logran bien esos objetivos (modificar, madurar…). Deben aplicar, siempre y bien, consecuencias. El objetivo es madurar, que no es adiestrar.

Aplicar consecuencias no es convertirse en castigadores o reñidores.

Cuando dejamos impunes a los hijos corremos el riego de que cabalguen hacia la inmadurez, que tendrá sus consecuencias.

Los padres pueden encontrar respuestas sencillas, pero eficaces, para resolver situaciones (quizás no todas preocupen) como las siguientes:

  • Pacto del móvil.
  • Ya no sabemos qué hacer para que haga un uso correcto del móvil.
  • Todo el día tirando de él. Nunca obedece.
  • Todo el día riñendo porque no se organiza.
  • Hace bien una cosa solo si me pongo a gritarle.
  • Le castigo y luego le perdono.
  • Ya no sé qué hacer para que me haga caso.
  • Se salta muchos límites.
Categoría:

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “APLICAR ADECUADAMENTE CONSECUENCIAS, IMPRESCINDIBLE PARA MADURAR Y MODIFICAR LA CONDUCTA DE LOS HIJOS”