A LA ATENCIÓN DE PADRES DE FAMILIA

¿Preocupados con las conductas de los hijos?

Se trata de planes sencillos, pero prácticos, eficaces, con pautas concretas para ayudar a los hijos a mejorar en la conducta (madurarla, modificarla, ajustarla) y en el rendimiento escolar.

Las pautas que se exponen son fáciles de comprender y de aplicar, pero lean los pasos con calma, reflexión, sígalos con rigor y con acuerdos comunes. Los planes llevan incorporados ejemplos prácticos.


Estos planes pertenecen al libro “Las conductas de los hijos”, legalmente registrado y con ISBN 978-136-612658-0, propiedad del autor.

3 FORMAS DE OBTENER LOS TEMAS

SELECCIÓN DE TEMAS

De entre los planes, unos se refieren a la conducta y otros al estudio.

Los relativos a la conducta son: El método integrado, lo más eficaz, Aplicar bien consecuencias, imprescindible para modificar conductas. Conflictos en las relaciones interpersonales.  Rivalidades entre hermanos. Desobediencia. Madurar la adaptación a las frustraciones. Jugar con los hijos, aunque sea brevemente, es imprescindible para disponerlos al cambio. Responsabilidad. Déficit de atención: ¿Es inatento o…? Capacidad de escucha. Madurar la atención sostenida autónoma.

Los relativos al estudio son: Hábitos y técnicas de estudio. Comprensión escrita. Comprensión verbal general. Lectura mecánica con niveles 1 y 2  (dislexia no, pero…?). Mejorar la escritura. Aprender a acentuar es fácil.

La propuesta es del Centro de Psicología y Pedagogía Sánchez-Cubillo (www.centropsicologiasanchez-cubillo.es) que les ofrece esos planes con pautas concretas para lograr que sean eficientes y la experiencia demuestra que, si Vds. aplican con rigor los pasos y persisten en ello durante un tiempo, lograrán los cambios que se proponen. Animen y ayuden a sus hijos.

Les indicamos también las formas de adquirirlos.

CONCLUSIÓN

Las acciones educativas que están encaminadas a madurar, modificar y ajustar la conducta asentando los sentimientos de un hijo, y, en suma, a adaptarla y a ayudarles a obtener el mejor rendimiento escolar posible son altamente gratificantes, las más gratificantes.

Como dice el poeta, es importante recordar que “educar es como poner un motor a una barca: hay que medir, pesar, equilibrar… y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino (…) y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que ese barco, ese niño irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas”.

Esos objetivos exigen claridad en las formas de aplicarlos, constancia, paciencia, persistencia, acuerdos comunes…

Y nuestros hijos nos lo agradecerán, sin duda, al verse maduros, adaptados, satisfechos con su vida…, aunque ahora parezca que les cuesta aceptar los esfuerzos que les pedimos y exigimos.

La experiencia demuestra que se consiguen los objetivos, por lo que les animamos a ello si las conductas de sus hijos lo necesitan.

Notas aclaratorias finales:

  • En los temas siempre se habla de papá/mamá o madre/padre para facilitar y simplificar las explicaciones, pero debe entenderse, y así lo tenemos en cuenta, que queda incluida cualquier otra estructura familiar que pueda existir en la vida de los niños y de los adolescentes.
  • Igualmente, y por las mismas razones de facilitar y simplificar, no incluimos las denominaciones en los demás idiomas del país, como aita/ama, pare/mare, pai/nai.
  • Por las mismas razones decimos hijos y no hijos/hijas o hij@s.
  • Ensayos y modelos son las mejores formas de aprender. Hagan que sus hijos vean su conducta como en un espejo. Denles modelos.
  • Iremos aumentando el número de temas.